"No hay que perder de vista que el corrector no es el autor de los textos"



28 de mayo de 2012

Libro de papel

En Correctoras de Papel apoyamos que no desaparezca el libro de papel. Hay muchas personas que lo siguen eligiendo por las ventajas que tiene. Queremos compartir con ustedes algunas de ellas:


Por Yolanda González Mesa


1. Ningún dispositivo electrónico tendrá el encanto de una cuidada edición de un libro.

Mucho tendrá que avanzar la tecnología para imitar el tacto del papel o su olor, o la belleza de una hilera de libros en tu biblioteca.

2. Te pierdes las ilustraciones en color.

Los e-readers hoy por hoy no reproducen imágenes en color, sólo en blanco y negro y con una escala de grises limitada. Es cierto que los tablets sí, pero no son unos aparatos pensados para hacer más cómoda la lectura como los e-readers, que no tienen pantallas brillantes.

3. No tiene batería que recargar.

El libro en papel no se apaga en el momento en que el detective va a desvelar el nombre del asesino, y no tienen cargador que dejar olvidado en casa cuando estás de vacaciones a 500 km.

4. Puedes coleccionar marcapáginas.

A muchos lectores nos encantan los marcapáginas cuidados, a otros les gusta dejar flores u hojas entre las páginas a modo de recuerdo, todo eso es imposible en un ereader.

5. No acumulas cacharros.

Igual que el móvil o el ordenador de última generación se quedan enseguida obsoletos, cada pocos meses aparece un nuevo modelo de e-reader más ligero, más veloz, más fácil, más…

6. Puedes prestarlo fácilmente.

Con el actual sistema de protección anti-copia DRM que llevan la mayoría de los ebooks , si quieres prestar un libro, tienes que prestar también el e-reader.

7. No necesitas tener ordenador ni conexión a internet.

Excepto aquellos lectores que tienen tienda propia y su propia conexión como el Kindle de Amazon, necesitas un ordenador e internet para comprar y descargar un e-book. Además con un libro en papel no necesitas tener muchos conocimientos de informática ni saber distinguir un epub de un mobi. Lo único que tienes que elegir es entre edición en tapa dura o de bolsillo.

8. Las librerías.

No se puede comparar el placer de pasear por una librería física y dejarte aconsejar por un librero con experiencia a navegar por la web de una tienda y leer opiniones que pueden ser falsas o de personas con gustos y criterios muy diferentes a los tuyos.

9. Son un buen regalo.

Regalar un ebook, es decir, un archivo no tiene el encanto de regalar un libro en papel, que puedes envolver, etc.

10. Puede firmártelo el autor.

O te lo puede dedicar la persona que te lo regala.

18 de mayo de 2012

¿Adecua o adecúa?


CUESTIÓN DE ACENTO: ¿ADECUA  O ADECÚA? ¿LICUA O LICÚA?

La Real Academia Española (RAE) aceptó que licua, adecua, evacua y promiscua pueden acentuarse en la "ú", sin considerar que esta decisión vulnera dos reglas ortográficas: las palabras graves finalizadas en vocal no llevan tilde y los verbos terminados en "uar", precedidos por "c" o "g", no se acentúan al conjugarlos. Hasta hace poco, era correcto decir "adecua" y "fragua"; e incorrecto decir "adecúa" o "fragúa". Pero resulta que a fuerza de "recoger los usos arraigados", se inventó un galimatías: ahora se puede decir adecua o adecúa, y también fragua, pero no fragúa.

Lo de no acentuar la "u" después de "c" o "g" nunca fue una regla difícil de entender, se la enseñaba en la primaria y solía respetarse: ningún buen hablante decía "licúa" sino licua. Pero con el tiempo, hasta los locutores la acentuaron en la "ú". Curiosamente, con "averiguar" y "apaciguar" -que participan de idéntica regla (a "uar" le antecede "g")- no pasó esto: a nadie se le ocurre todavía decir "averigúo" ni "apacigúa". Como ambas son graves y terminan en vocal, podría argumentarse que por eso no llevan tilde; sin embargo, también lo son "adecua", "licua" y "evacua". ¿Entonces, por qué acentuarlas?  Al clasificar los verbos según la consonante que precede a "uar", la RAE había reglado que cuando es "c" o "g", "el verbo diptonga en "uo" o "ua": averiguar, averiguo, averigua".  Pero que en cambio, "cuando no es ni "c" ni "g", el verbo rompe el diptongo mediante el acento en la vocal cerrada (ú), produciéndose así un hiato: actuar, actúo, actúa".

Con evalúa, reditúa, insinúa, acentúa, atenúa, etc, también se produce hiato, algo que el vulgo no sabe qué es, pero que debe caerle simpático, porque lo usa a troche y moche. Tanto, que el último diccionario de la RAE terminó por aceptar que "adecuar, licuar, evacuar y promiscuar se conjugan como actuar o averiguar" (sic), que como es sabido, no se conjugan igual, porque, o se actúa, con acento, o se averigua, sin tilde. 
Dicho de otra forma: hoy se puede decir adecúo, licúo, evacúo y promiscúo, tanto como adecuo, licuo, evacuo y promiscuo; aunque por suerte -quizás, para que quienes lamentan esta modernización, se apaciguen y no se "apacigúen"- todavía no ha decidido que se "fragúe" nada y mucho menos que se "averigúe". 



Fuente: Télam, por Ana María Bertolini. 

7 de mayo de 2012

¿Qué hora es o qué horas son?

 

Correctoras de Papel recomienda, a través de la página del diccionario del español urgente, lo siguiente:


¿Qué sería más apropiado preguntar: qué hora es o qué horas son?
El Diccionario panhispánico de dudas dice al respecto:

HORA 2. 1. Es la indicación del momento en que sucede o se hace una cosa en relación con cada una de las veinticuatro partes en que se divide el día. La pregunta que corresponde a la indicación de la hora se formula, en la lengua general culta, en singular: ¿Qué hora es? (en ella, la palabra hora tiene el sentido genérico de 'momento del día'). Su formulación en plural (¿Qué horas son?) es admisible, aunque menos recomendable, y se da con cierta frecuencia en algunos países de América, especialmente en el nivel popular: «-¿Qué horas son, compa? -Van a dar las cinco» (Campos Carne [Méx. 1982]). Solo es normal el plural en la frase hecha de intención reprobatoria ¿qué horas son estas?: «¿Cómo que qué horas son estas de llamar? ¡Pero si ha sido usted quien...!» (GaMay Operación [Esp. 1991]). En la respuesta, el verbo va en singular si se trata de la una (Es la una y diez) y en plural en el resto de los casos (Son las diez y media; Son las dos menos cuarto).

3 de mayo de 2012

Nuevas fechas para la presentación del libro "La sangre y otros relatos"



Correctoras de Papel quiere invitarlos a la próximas presentaciones del libro "La sangre y otros relatos", del escritor chubutense Miguel Alejandro Sanchez Peña. Tendrán la posibilidad de compartir una charla amena acerca de su obra, mañana viernes 4 de mayo, a las 19 en el auditorio de la Casa del Chubut (Sarmiento 1172). Y el sábado 5 será la última que se realiza en Buenos Aires y tendrá lugar en el stand del la provincia de Chubut, a las 20, en el Pabellon OCRE, ingreso por avenida Santa Fe 3051.



¡Los esperamos!